• 04-12-2021
  • Buenos Aires, 15°C

Serbia se clasificó al Mundial con una paliza en casa

Grecia y Alemania, integrantes del Grupo L, ya habían sacado el pasaje hacia China con anterioridad. Faltaba definir el último lugar en el avión entre Serbia, Israel y Georgia. Parece loco leer un nombre como Serbia, pero una de las potencias más importantes de la historia, tenía que ganar como sea en Belgrado. Y lo hizo. En una verdadera final ante Israel, no dejó interrogantes sobre su juego, alejó los fantasmas y pasó por encima a su rival 97 a 76.

Desde el primer cuarto se mostró muy bien en el aspecto ofensivo, donde se hizo más fácil con Dragan Milosavljevic (ocho puntos) y la conducción del indescifrable Milos Teodosic (seis unidades y cuatro asistencias) para sacar ocho de diferencia (26-18). En el segundo chico la historia no tuvo grandes cambios. El perimetral del Unicaja Málaga metió siete puntos más, el ex Clippers se encargó de hacer jugar a sus compañeros (dos asistencias) y también se sumó desde el banquillo Vladimir Lulic con seis tantos más. Serbia era más que una Israel que no asustaba más que por algunas individualidades de su plantilla, pero nadie daba el pie adelante para obrar por el éxito. Al descanso, la escuadra de Aleksandar Djordjevic ganaba 49 a 33.

En la segunda mitad Serbia volvió a incomodar rápidamente a su adversario. El ingreso de Nikola Milutinov le dio frescura al ataque, que ya no dependía de Dragan. También Lulic agregó cinco puntos más para que a falta de 10 minutos, Serbia se imponga 67-50. El último parcial dejó muchas facilidades por parte de ambas naciones. Se dedicaron a atacar y se olvidaron la parte más importante: defender. Aparecieron hombres como Miroslav Raduljica, nuevamente Lulic y el aporte de Ilija Djokovic y Stefan Bircevic para cerrar un cómodo triunfo ante su gente.

Vladimir Lulic culminó como goleador con 22 puntos, cuatro rebotes y dos robos. El segundo artillero fue Dragan Milosavljevic con 20 tantos, cuatro recobres y cuatro asistencias. Milos Teodosic, por su parte, cuajó una brillante labor desde la base con 11 unidades y nueve pases-gol.

Israel, un rival que sintió mucho el desgastante trabajo defensivo de Serbia, apenas contó con Jake Cohen con 16 puntos y cuatro rebotes. T.J. Cline también acabó con una digna actuación al totalizar 12 tantos y seis rebotes.

Georgia debía ganar en su casa ante Estonia y esperar. Pero el equipo visitante vino con planes de despedirse con una victoria de la competencia. Así fue como Estonia, última selección en el grupo, borró las chances clasificatorias de Georgia al vencerlo 84 a 77. No tuvo el mejor comienzo, donde comenzó perdiendo 27-21 el primer parcial, pero se repuso en el segundo y quedó arriba al cabo de la primera mitad 48 a 42. En el tercer episodio los georgianos se motivaron nuevamente y pasaron al frente por un doble (62-60). Pero la escuadra visitante no tuvo nervios en el cierre del partido, metió un parcial 24-15 y dejó helados a toda la grada local presente. Estonia se despidió con cuatro victorias de esta etapa.

Kristian Kumallae marcó 18 tantos, repartió cinco pases-gol y atrapó cuatro rebotes para eregirse como la figura del equipo estonio. Kristjan Kitsing también agregó 15 unidades y ocho recobres desde la banca. Henry Dell con 14 puntos desde el banco de relevos también se destacó.

Giorgi Shermandini terminó como goleador de Georgia con 22 unidades y 15 tableros. Fue muy bien escoltado por los 21 puntos de Duda Sanadze y los 20 tantos, cuatro rebotes y tres pases-gol de Thaddus McFadden.

Grecia terminó por redondear una gran eliminatoria y finalizó como líder del grupo L con 11 victorias y tan solo una derrota. Este domingo derrotó como visitante en Bamberg a Alemania, su escolta, 69 a 63. El elenco teutón concluyó una ventana llena de baches ya que venía de caer con Israel. Los locales llegaron a mantener la ventaja hasta la primera mitad (33-34) pero los griegos recuperaron la memoria a tiempo, se afianzaron en el tercer lapso para pasar al frente 50 a 47 y en el último tramo sacaron tres más de ventaja para ponerle cifras definitivas al encuentro.

Evangelos Margaritis fue su mejor hombre en el ataque con 13 puntos y cinco rebotes, seguido muy de cerca por las 12 unidades y seis recobres de Panagiotis Vasilopoulos. Dimitris Mavroeidis metió ocho tantos y nueve tableros y fue otro baluarte en el ataque.

Andreas Obst nuevamente fue uno de los jugadores más relevantes del ataque alemán con 12 unidades (4-7 en tiros de campo). Ismet Akpinar con una decena de puntos más siete asistencias fue el otro jugador que llegó a los dos dígitos.

Juan Ignacio Alburquerque

Pick and Roll

@JuaniA10

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO