• 18-05-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Cerró la boca

Boca tuvo un último cuarto de gran nivel para quedarse con la victoria ante Platense en el único partido de la jornada en la Liga Nacional. Un 28 a 11 en los últimos diez minutos, sentenció la historia a favor del Xeneize.

Partido sumamente parejo en el primer tiempo y, en el cuarto inicial esto se notó de gran manera, con un flash de 5-0 por parte de Platense que marcó esos primeros instante de ofensiva. Sin embargo, Boca fue poniéndose en juego, acomodándose defensivamente y nivelando las acciones en los primeros diez minutos del encuentro, hasta pasar al frente en los números y tomar una brecha de seis unidades (17-11 con poco menos de un minuto por jugar).

Con puntos en varias manos, el conjunto xeneize fue manteniendo activa su ofensiva, sobre todo con la producción de Boccia y Vildoza, ambos con cinco puntos. Pero Platense volvió a generar ataques y apostando a los lanzamientos externos, con dos triples de Piñero y dos de País, logró el equilibrio en el juego y los primeros diez minutos se fueron con el marcador igualado en 19.

En ese marco de total paridad, Boca tuvo que pelear con un factor peligroso como lo son las pérdidas, ya que cargó con nueve durante los primeros veinte minutos del juego y el Calamar le marcó 16 puntos por pérdidas, situación que, en ese tramo del encuentro, el local no pudo manejar, aunque contrarrestó en algún punto ese rubro negativo dominando los puntos en la pintura con un 14-6 que le dio algo más de aire en los dos primeros cuartos.

El segundo tiempo comenzó con el marcador 36 a 33 para los dirigidos por Gonzalo García, tras el primer tiempo con un goleo relativamente bajo, marcado por las defensas venciendo a los ataques en varios momentos. En ese marco, ambos equipos apostaron en diferentes situaciones a los lanzamientos de larga distancia, con la misma cantidad de conversiones (7) sobre 18 y 23, respectivamente en los tres primeros cuartos.

El juego siguió siendo de trámite totalmente parejo, Nesbitt se hizo cargo de la ofensiva de Boca, marcando 12 puntos hasta ese momento, mientras que en el bando visitante, Pais y Aprea marcando una docena de puntos, fueron las cartas de Platense en el ataque. De esa manera, el juego se fue hacia el cuarto decisivo con el marcador 50 a 46 para el bando anfitrión.

Pero ya en los últimos diez minutos, Boca tomó total control del partido en el ataque y, defensivamente, freezó a Platense, sellando cualquier posibilidad de fluidez en ese aspecto del juego “calamar”. El Xeneize fue una aplanadora en ese segmento del encuentro, aunque la siguió pasando mal con las pérdidas (19 totales) y con los puntos que le convirtieron por dicha vía (24).

Aún así, los de García dominaron la lucha interna, con 42 puntos contra los 20 de su rival y con 47 rebotes frente a los 26 de Platense. De esa manera, Boca fue construyendo su victoria, con un claro 28 a 11 en el cuarto final, batallando en los tres anteriores, intentando imponer sus condiciones, algo que logró en ese tramo final, sin dejar dudas y sin permitirle reaccionar a la visita.

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO