• 18-05-2022
  • Buenos Aires, 15°C

Ellos se lo perdieron

Se le acabó ciertamente rápido el sueño a Gabriel Deck de jugar en la NBA. Es cierto, aún tiene tiempo de seguir construyéndose como jugador, sumar aptitudes que lo coloquen nuevamente en otro nivel y ser considerado dentro de alguna franquicia. Quizás hoy es una utopía tras su vuelta al Real Madrid, donde vivió a grandes momentos colectivos e individuales, y lógicamente buscará recuperar su nivel y estar entre los mejores en Europa.

¿Se apresuró? ¿Llegó en el momento ideal o antes de lo previsto? Difícil poder responder eso considerando que las posibilidades de tocar suelo NBA son pocas y, generalmente cuando aparecen, hay que tomarlas. Eso le pasó a Deck, a quien lo siguieron durante un tiempo diferentes scouters, incluso en su tiempo de Liga Nacional y Liga de las Américas donde hizo estragos antes de irse al Madrid.

El santiagueño sin dudas acaparó mucho luego de su gran mundial en 2019. El saludo con Kobe y la supuesta revelación de la estrella de Lakers con contar con sus servicios en los angelinos. Su ascenso en el Madrid con un camino diferente al de Campazzo, sin necesidad de irse a otro club y despegando rápidamente más allá de tener mucha competencia en su puesto. Su polivalencia lo llevó a tener protagonismo, elevó su tiro de tres, carácter en los momentos decisivos y ganándose a la gente, la Liga Endesa y dando pasos gigantes en la propia Euroliga.

Todos pedíamos a gritos su chance NBA y finalmente llegó. Oklahoma City Thunder, un equipo en recambio, sin estrellas y sin grandes objetivos de playoffs como nuevo destino. Parecía realmente una oportunidad de lujo para mostrarse, tener minutos de entrada y hacer lo que sabe hacer el santiagueño. Se fue, quizás, en un momento de esplendor en Europa, donde podría haberse afianzado más, pero como dijimos antes, las chances para aterrizar en la NBA son nulas, y aprovechó ese boleto que le llegó a puerta.

Lo increíble del caso es que Deck inició con muy buen pie en la NBA. A diferencia del resto de los argentinos que debutaron, el santiagueño comenzó con un doble con Zion Williamson, dominando cerca del poste con su 1,98 sumado a recursos para lanzar, tomando la bola para generar a 45° y a pura potencia encarar, sacando faltas y anotando con cierta regularidad. Todo parecía realmente cómodo considerando la franquicia, casi sin estrellas y aprovechando los minutos siempre respondiendo en ambos costados.

Aún así otra vez la NBA ofreció un freno a los minutos y lo ponderado por Deck en el equipo. Posiblemente ciertos factores comenzaron a ahondar en la permanencia del alero de la selección dentro la NBA. La Liga siempre espera excelencia pura de sus jugadores, espectacularidad y ofrecer recursos y todo lo que un jugador pueda darle en liderazgo. Quizás ahí Deck falló o Thunder encontró una "falla" en el alero por la cual detener su andar en la NBA. ¿Menos posteo y más juego de frente? ¿Más show y menos eficiencia? ¿Más gritos y volcadas?

De buenas a primeras, Thunder dejó a Deck en el banco y prácticamente no vio minutos. Hubo retoques en el roster, muchos picks altos para intentar dar vuelo a sus nuevos jugadores y sin respetar todo lo que dio Deck en los partidos que jugó. No le dio oportunidades de volver a sobresalir, lo dejó varado sin argumentos claros dentro de un equipo con mucho más que perder que ganar en resultados y sobre todo un juego anárquico.

El tortu volvió a cancha ante Kings ante las bajas por Covid y volvió a responder a gran nivel. Así y todo, nada cambió en los siguientes compromisos. Posiblemente aún no se completó como jugador considerando, por un lado, una polivalencia formidable para trabajar de frente o de espaldas pero sin un tiro de tres certero y aún inconsistente (algo casi inadmisible en la NBA). Sí Thunder buscaba un nuevo líder con carisma, no lo iba a encontrar en Deck. El santiagueño actúa más del o que dice o transmite y eso, posiblemente, fue un punto en contra.

La comunicación con sus compañeros o entrenador como otro inconveniente. No tener un inglés fluido o sin lograr hablar mínimamente pudo haber repercutido. A diferencia de Campazzo, quien más allá de no tener un inglés de nivel alto, ha mejorado y transmite otra esencia dentro del equipo, relatores y la propia gente. La NBA toma mucho en cuenta eso también, y más de jugadores provenientes de otro círculo, y sin conocer en demasía a un jugador como Deck, quien estaba en ascenso en Europa y aún no era una estrella consolidada en el viejo continente.

Podemos sacar de conclusión que faltaron oportunidades y Oklahoma buscó de Deck algo que no encontraría. Desde su carisma, o liderazgo o despegar de otra manera dentro de su juego. Llegó con mucho por demostrar y de hecho lo hizo en números y regalando highlights como le gusta a la NBA. Finalmente pusieron sobre la balanza otras cosas, casi faltando el respeto a un jugador de talla de sobra en selección y afirmado entre uno de los equipos más importantes como Argentina.

Posiblemente nos salga el argentinismo de adentro pero, también es verdad, que la NBA busca otro tipo de jugador, completo, carismático y con show asegurado. ¿Deck se quedó a la mitad de eso? Parece que por el momento para la NBA sí. Ellos se lo pierden y Europa lo recupera para demostrar todo lo que es, lo que vale y con la ilusión de completarse como jugador y dar otro paso al frente, lento pero seguro.

José Fiebig

@Josefiebig

COMENTARIOS (2)

Porte 25/01/2022

La NBA es un negocio todo guita un tipo q no transmite nada q no habla ni declara no lo necesitan no vende Jersey

Responder
Kebueno 26/01/2022

Creo que para esa competencia no esta preparado

Responder

DEJA UN COMENTARIO